Copias de seguridad

Un sistema de copias de seguridad profesional adecuadamente dimensionado y correctamente configurado es la salvaguarda básica de la información de su compañía.
 
Dependiendo del tamaño y necesidades de la empresa, los soportes, la frecuencia y los procedimientos para realizar las copias de seguridad pueden ser distintos.

 
Algunos soportes que podemos utilizar para la realización de copias son:




El soporte escogido dependerá del sistema de copia seleccionado, de la fiabilidad que sea necesaria y de la inversión que deseemos realizar. Estas tres variables van estrechamente unidas y deben estar en consonancia con la estrategia de nuestra organización.
En la implantación de un sistema de copias debemos tener en cuenta al menos las siguientes consideraciones:

 

Analizamos la información de la que se va a realizar la copia, así como los sistemas y repositorios donde se encuentra. Debemos tener en cuenta aspectos como las configuraciones de dispositivos de red, los equipos de los usuarios o incluso información en smartphones. Este paso debe permitirnos descartar información sin relación directa con el negocio o ficheros históricos de los que ya existen copias

 

Definimos la política de copias de seguridad. 


En esta decisión influyen las necesidades del negocio y la capacidad de almacenamiento disponible. Una recomendación podría ser la siguiente:

  • Copias incrementales diarias.
  • Copias totales una vez a la semana.
  • Conservación de las copias totales un mes.
  • Almacenamiento de la última copia total del mes durante un año.

 

Llevamos a cabo pruebas de restauración periódicas, para garantizar que no se producirán problemas en caso de necesitar recuperar la información. Esto es especialmente importante si no se solicitan restauraciones con frecuencia. Los sistemas de copia o los soportes pueden fallar y es fundamental detectarlo antes de que sean necesarios.

 

Controlamos los soportes de copia, mediante un etiquetado y un registro de la ubicación de los soportes. Las copias de seguridad tienen que estar en un lugar protegido, por ejemplo en un una caja ignífuga bajo llave.

 

Si la información almacenada en las copias es confidencial, empleamos sistemas de cifrado, para evitar que ante una pérdida o sustracción de un soporte, sea posible acceder a ésta.

 

Realizamos una copia de seguridad fuera de la organización, para evitar la pérdida de la información en caso de incendio, inundación, robo o ser víctima de un malware que rastree nuestra red buscando estas copias de seguridad.

Documentamos el proceso de realización y restauración de copias. Esto permitirá agilizar el proceso de recuperación ante una contingencia o ausencia del personal habitual.